La práctica espiritual es un proceso para toda la vida,

Haz que tu Sadhana sea regular, continuamente ininterrumpida.

El camino espiritual está lleno de OBSTÁCULOS y cuando aprendas uno, otro te está esperando.

No dejes que los fracasos te desanimen, sigue sacando lo mejor de ti.

Que tu voluntad sea firme, constante e inquebrantable.

Busca la Verdad hasta donde te lleve, a cualquier precio y pese a cualquier sacrificio.

Tienes en tu interior una inmensa fuerza y una reserva infinita de energía.

Así que no dejes que nadie te desaliente.

Los obstáculos son los peldaños en el camino del éxito; ellos fortalecerán tu voluntad.

Una poderosa fuerza que impregna todo el cosmos esta contigo.

Actúa ahora, vive ahora, se feliz.

 

Sw. Sivananda

 

 

 

LOS 9 OBSTACULOS QUE NOS PODEMOS ENCONTRAR EN LA PRACTICA

Y quizá, en la vida diaria.

Enfocar la mente no es tarea fácil y por esto, fueron creadas las prácticas de yoga.

Los pasos de referencia que Patanjali nos deja para ello son:

- Centrar la mente (Dhārāna), manteniéndola en los objetos que los diferentes sistemas nos ofrecen como soportes de la atención. La respiración o el cuerpo físico son algunos de los más utilizados.

- Entrar en comunión continua con este objeto, sin dejar que nada nos aparte o distraiga, este sería el segundo paso, Dhyana.

- Y finalmente fundirnos con él, (Samādhi).

En el camino hacia esa fusión para comprender y experimentar lo que somos aparecen obstáculos. A veces con unas formas muy sutiles otras más evidentes, pero finalmente y muchas veces sin darnos cuenta nos sacan del trayecto, en ocasiones para traernos de vuelta, pero en otras para alejarnos inconscientemente.

Por ello nos parece de vital importancia, enunciarlos, analizarlos, para así entenderlos e identificarlos y no dejarnos desviar.

Seguro que leyendo estas notas se te pueden ocurrir alguno más, ¡estupendo!, compártelo con nosotros.

Los obstáculos que nos podemos encontrar definidos por Patanjali son los siguientes:

Enfermedad, letargo, duda, prisa, impaciencia, resignación o fatiga, distracción, ignorancia o arrogancia, pérdida de la confianza, (incapacidad para dar un paso nuevo).

El orden no altera el producto. Incluso pueden presentarse varios, según los períodos vitales en que nos encontramos.

1. ENFERMEDAD-Vyādhi

Quizá es el más evidente de los obstáculos, todos sabemos como nos encontramos y la poquísima energía que sentimos en estos momentos, que generalmente nos lleva a pensamientos poco claros e incluso negativos.

El caso es que cuando nuestro cuerpo presenta algún malestar, sea de la naturaleza que sea, nuestra mente no está en condiciones de hacer nada más. La fuerza física está agotada y todos los recursos vitales están volcados en volver a restablecer el equilibrio.

Es por ello que los yoguis crean los sistemas de purificación y limpieza como son los Sat Kriyas, en un intento de mantener el cuerpo equilibrado y no detener la práctica.

Todos sabemos que en ocasiones hay estados de enfermedad o desequilibrios físicos que pueden ser y son de gran aprendizaje, y el propio estado puede convertirse en el objeto de contemplación y en un gran trabajo de aceptación,

Pero para algunos, esto quizá es un estado muy avanzado aún de práctica.

No entraremos ahora en las causas que producen esta enfermedad o desequilibrio, que en ocasiones son avisos y toques de atención de nuestros hábitos inadecuados de vida. Estos puedes consultarlo en el post del blog “Nada puede sustituir al descanso” y darte

algunas pistas de cómo detectarlos a tiempo y evitarlos.

- Antídotos y prevención para la enfermedad:

Alimentación adecuada, el sueño adecuado etc…

Practica de Sat kriyas.

2. PESADEZ, LETARGO, INDOLENCIA – Styāna

“¿Para qué voy hoy a levantarme tan temprano?”, “con lo a gusto que estoy ahora en el sofá viendo una peli”, “con el día que llevo, solo tengo ganas de llegar a casa y no hacer nada.”

No podemos pasar por este obstáculo sin mencionar la guna tamas (pereza): cuando nuestro estado mental se nubla y queda subyugado a los estados de ánimo y estos se apoderan de nuestras acciones.

Puede presentarse tb como un estado de indolencia, es decir, incapacidad para expresar los sentimientos, amar, generar empatía. Sentir angustia ante los cambios o estado de tristeza permanente.

Para mujeres poner especial atención en los ciclos menstruales. Las estaciones internas pueden darnos muchas pistas, e incluso nos pueden ayudar a verlos llegar con anticipación y prevenirlos. Además nos ayudará a ajustar nuestra práctica de una forma mucho más natural y respetuosa… recomendada lectura de Poder Indómito.

- Antídotos para la pereza:

Esos días, en esos momentos, recuerda los beneficios que te aporta la práctica. Lo bien y agradecido que queda el cuerpo y el alma después de ella y utiliza este pensamiento para salir de él.

Karma yoga, trabajo desinteresado por el bien común.
Asana: el pez

el_pez_obt2.jpgdiseño_origen_post_01.jpg

3. DUDA-Samsaya

“¿Y esto me vale realmente para algo?”, “no sé ni siquiera si lo hago correctamente”, “quizá debería probar otra práctica, otra escuela, otro profesor”,“he visto en internet y sus redes que fulanito dice tal y menganita hace cual, se contradicen”, desconfianza…

¿Te suena? Quizá este obstáculo sea uno de los más sutiles y el más difícil de detectar y sortear.

No obstante, cada cierto tiempo, cuando estamos emprendiendo una práctica continuada, siempre es necesario replantearse donde uno está. Tomando como referencia cómo se encontraba antes y después de emprender su práctica.

Pero siempre desde el que observa, y con la perspectiva del tiempo. Para que no sea fácil creerse cada pensamiento que pasa y quedarnos paralizados por ellos o generando ideas negativas que se suman al cúmulo de excusas para “no hacer”.

Recuerda que la duda genera incapacidad para tomar decisiones.

¡Mucha atención aquí!

Antídotos para la duda:

Si tienes estas dudas, compártelas, consulta, para eso está la shanga, profe, libros…

Cuando encuentres un linaje, una línea de trabajo, una escuela o profesor que cala en ti, que te imprime el interés e ilusión suficiente para seguir profundizando, y en un tiempo considerable (un año por ejemplo, o puede ser menos) ha habido cambios, transformaciones y mejoría en general, no dudes, sigue. A día de hoy, como vosotros nos compartís, todos nos hemos vuelto en mayor o menor medida usuarios de las redes, y encontramos teorías, consejos parejos, pero también algunos contradictorios.

La misma India es inmensa y llena de riqueza espiritual, escuelas, ashrams y filosofías, y dentro de las propias filosofías encontramos contradicciones en las traducciones del sanscrito o incluso teorías diferentes sobre el mismo párrafo de cualquiera de los textos originales. Entonces, ¿que hacer?

Lo dicho, la prueba de que algo funciona está en ti, y nada más que en ti.

Por eso, si hay transformación, hay yoga. Otra cosa es que tu mente se resista y tire de este obstáculo para detener el proceso de cambio y purificación, por eso debemos estar atentos.

Asana: La montaña, tadasana, sirsasana y salamba sarvangasana o la vela.

el_pez_obt2_copia.jpgtadasna.jpg

VELA.pngsalamba.jpg

sirsasana.jpg

4. PRISA-Pramāda

Predominaría aquí rajas (prisa-mente agitada): cuando nuestro estado mental se nubla y queda subyugado a los estados de ánimo y estos se apoderan de nuestras acciones.

Cierto es que ahora se nos pide que todo se haga más rápido y eficientemente. Que se aprenda mas rápido, tengas más formación de más cosas a la vez, etc. Y esto no ayuda a poner freno a la ambición infinita de la mente material.

¿Qué hace que, de repente, tengamos tanta ansiedad por obtener, encontrar? ¿de dónde nace ese impulso de quererlo todo ya?

El darse cuenta de que no hay objetivo, que es otra triquiñuela de la mente, es el verdadero regalo.

Antídotos para la prisa:

Hacerlo todo aún más despacio, incluso, caminar, comer, hablar, para quitarle alimento al impulso inconsciente.

Tomar conciencia de que no es el resultado, si no el camino donde nos encontramos.

Asana: La cobra


la_cbra.jpgcobra.jpg

5. RESIGNACION  O AGOTAMIENTO - Alasya

Pensamientos del tipo: “quizá esto no es lo mío”

Este es una forma muy sutil de obstáculo, ya que es parecido a la duda. Pero aquí no nos la planteamos, sino que directamente nos estamos anulando y negándonos la posibilidad de seguir. Son pensamientos del tipo: “no soy todo lo apto o bueno que debería”.

Pero esto, ¿quién lo marca?, ¿quién lo estipula? Tu juez interior, el mismo que te ensalza y te lleva a verte en lo más alto, te arrastra si te dejas llevar por los estados de ánimo y pensamientos, al subsuelo. Si entras en el circulo sin fin de estos estados cambiantes, caerás en un profundo agotamiento.

Antídotos para la resignación o agotamiento:

Darte cuenta y aceptar donde estamos. No desear estar en ningún otro lugar, ni ser o hacer cualquier cosa que hemos visto, leído o que nuestro compañero de al lado dice que hace o dice. Sólo practicar sin juzgarte.

Mantenernos en un estado de aceptación y observación permanente.

Subir nuestra energía con descanso, pranayama, y meditación.

Asana: navasana


el_pez_obt2_copia_2.jpgnavasana.jpg

6. DISTRACCIÓN-Aviratri

Este obstáculo es quizá, otro de los más evidentes y por ello de los que más nos arrasan debido a las múltiples formas que en nuestra sociedad y forma de vida se presentan. Son las responsabilidades familiares, trabajos, etc.

Es todo un arte ir priorizando poco a poco y dando el espacio que corresponde a cada uno. Ir quitando aquellos objetos externos que me sacan de lo que de verdad me equilibra.

Dentro de la propia práctica, en una dimensión aún más sutil, otro de los grandes objetos de distracción, pueden ser los propios poderes psíquicos que se van obteniendo con la práctica. Las visiones que se van desarrollando y las experiencias físicas, como moscas que van a la miel, los sentidos quieren recrearse una y otra vez en ellas, quedando como las pequeñas voladoras, atrapadas.

Por muy maravillosos que estos parezcan, si nos quedamos ahí no saldremos. Y de nuevo nos estaremos entregando nada más que al deleite y a la satisfacción transitoria de nuestros sentidos. Todo ellos están muy bien, pero no son el fin último.

La ausencia absoluta de todo deseo es el verdadero descanso y la mayor de las gracias.

Antídotos para la distracción:

Disfrutar de todo lo que la vida nos ofrece para experimentar, pero no quedarnos apegados a nada.

Buscar la resonancia auténtica de lo no transitorio.

Asana: Adho Muka Svanasana

perro.jpgadhomuka.jpg

7. IGNORANCIA ARROGANCIA – Bhrāntidarsana

Aquí, el Ego esta en su salsa. Es cuando ya creemos que lo sabemos todo. Que nada ni nadie nos puede aportar nada más.

Antídoto para la arrogancia:

Mantener la actitud de aprendiz, de eterno estudiante.

Asana: danza de Shiva, Natarajasana, Kakasana



la_danza_de_shiva.jpgnatarajasana.jpg



CUERVO.jpgkakasana.jpg

8. SOMOS INCAPACES DE DAR UN PASO MAS  – Alabdhabhumikatva

Cuando creemos que lo que nos falta es mucho aún y que las metas son inalcanzables.

Empecé con mucho entusiasmo y me vi en pocos meses convirtiéndome en una superyoguini o yogui. Y aquí estoy, dos años después, y esto va para rato, no es tan fácil… me queda mucho, jamás podré asimilar, absorber todo lo que abarca…cada día oigo palabras más raras, definiciones más complejas… Y por eso, el entusiasmo decae.

Se da cuando sentimos que no “evolucionamos”.

Es la práctica donde aparece esa falsa sensación de “no avance”, “no evolución”.

Pero, ¿de dónde a dónde evolucionas?, ¿cuál es la meta?, ¿hay meta?

Antídotos para la pérdida de confianza:

Pregúntate por que empezaste a practicar, donde estabas antes y donde te sientes ahora, para que quieres llegar a un lugar que no existe y después buscar uno nuevo que solo estas proyectando dentro desde ese “debería ser asi”.

Nada es como crees que “debe ser”, simplemente es como es, acéptalo y trae a la mente esos momentos de cuando comenzabas, y como con ilusión y sin pensar que hacías, ni hacia donde ibas te dejabas hacer … retoma esa mente de aprendiz, de principiante, por que es lo que somos y es la única forma de verdad de descubrir y dejarse sorprender por lo que llegue, lo demás no generan mas que barreras y resistencias…

Asana: Parighasana, la puerta o el candado.




el_pez_obt2_copia_3.jpgparighasana.jpg

9. PÉRDIDA DE CONFIANZA– Anavasthitatvāni

¿Estaré haciendo esto toda mi vida? Y ¿cuándo llegará el final?, ¿hay final?

Dejo de ver claro dónde estoy y para qué practicaba. No confío que pueda llegar

a nada y el camino deja de tener sentido.

Antídotos para la pérdida de confianza:

Desidentificarme de estos pensamientos y quedarme con los resultados.

Ser consciente que, llegue a dónde llegue, ocurra lo que ocurra, lo que he ido desarrollando, aprendiendo y mejorando a niveles físicos y mentales me acompaña en todo momento.

Vivir el presente y tomar conciencia que nada depende en última instancia de nosotros.

Asana: Ustrasana el camello.



CAMELLO.jpgustrsana.jpg

A todos estos obstáculos Patanjali, a modo general, recomienda como antídotos:

1.Pranayama, para calmar la mente y abrirla a nuevas dimensiones, donde no haya dudas ni obstáculos porque están más allá de la mente ordinaria.

2.Meditación en todas sus fases, para ser más conscientes de nuestras tormentas internas y su derivación en las emociones y estados de ánimo que, como hemos visto, se convierten en baches.


Texto: Hiria Bernal ( Sarada Devi ).


NADA PUEDE SUSTITUIR AL DESCANSO

Necesito un descanso, decimos, pero ¿qué es descansar? ¿Te permites el descanso?


La falta de descanso genera una serie de síntomas a nivel físico, emocional y mental y enfermedades de las que no somos conscientes. Estos síntomas son los siguientes:

Síntomas físicos: fatiga, problemas de concentración y memoria, dolor de cabeza y garganta, o ambos, agrandamiento de los ganglios linfáticos, dolor muscular y articular sin explicación, mareos sin motivo aparente, sueño no reparador,
Síntomas mentales y emocionales: irritación, desmotivación, problemas para conciliar el sueño, ataques de pánico o ansiedad, falta de paciencia, indigestión, sentimientos de nostalgia y llanto sin razón, desapego de la realidad, sentimiento de angustia y vacío.
Enfermedades derivadas: diabetes, anemia, apnea del sueño, infecciones, depresión, fibromialgia, enfermedades cardíacas, alteraciones de la tiroides.

La cuestión que nos debemos plantear es ¿qué nos lleva a este estado?
Haz memoria por un momento y piensa cuándo fue la última vez que descansaste. ¿Realmente sentías tu energía y tu estado físico, mental y emocional en equilibrio? Si la respuesta es negativa quizá es el momento de preguntarse si eres capaz de hacerlo y qué motivos son los que lo están impidiendo.
Estar en esta encrucijada es muy habitual en una sociedad en la que descansar supone un reto. Se nos exige estar al 100% en todas las circunstancias y nosotros mismos si no respondemos de esta manera, nos fiscalizamos y sentimos improductivos, culpables y poco aptos para cualquier circunstancia que se plantee. No somos conscientes del enorme gasto metabólico que el organismo sufre para mantener este estado de alerta máxima entrando en ciclos de agotamiento. Es así como, de forma acertada, define el diccionario el agotamiento: “el consumo completo de una cosa”.
Cuando no hay una identificación total con los hábitos sociales heredados es más fácil salir del círculo de la sociedad sólo preocupada por el consumo y rendimiento máximo de los recursos. Cuando nos volvemos conscientes de nuestros actos, somos más responsables de ellos y más libres para elegir lo que de verdad necesitamos y de lo que nos autoimponemos por ese efecto óptico de creer que necesitamos todo lo que nos ofrecen o nos han dicho que es lo correcto.
El cúmulo de pensamientos en bucle es una consecuencia de la falta de observación y, al igual que un día de tormenta con un cielo lleno de nubes no nos permite ver el sol y el brillo que ocultan, de la misma manera nuestros pensamientos nublan nuestra objetividad y nuestra capacidad de entrar en esos estado de paz y calma.
Con un cuerpo y la mente en tensión y cargada de nubes, no hay progreso en nuestro camino de búsqueda de la liberación de las cosas que ensombrecen nuestro corazón.  
Y esto también es aplicable a aquellos buscadores que quizá nos hemos liberado de esta parte, pero seguimos empeñados en acumular y acumular fórmulas, clases, métodos, sin ser capaces de poner freno a la ambición mental imparable de asimilarlo todo y querer llegar al máximo… ¿al máximo de qué? ¿llegar a dónde? No es posible llegar sin el descanso...

PROPUESTA DEL YOGA PARA EL DESCANSO
Nada puede sustituir el descanso, por eso el yoga en nuestros días es utilizado como una forma de obtener salud y bienestar. Nada más lejos de su origen, pero si al menos un comienzo para empezar a ver dónde estamos y dónde debemos estar.

RKE_3427_LowQ144dpi.jpg



Dentro de la práctica del yoga, algunas de ellas son: 

Ejercicio adecuado:

Asana o posturas: para destensar y equilibrar nuestros cuerpos físicos y sutiles.
Fortalece e incrementa nuestra energía, que se convertirá en energía y fortaleza mental.
Respiración adecuada:
Respiración o pranayama: para limpiar y restablecer nuestro equilibrio mental y emocional y hacernos entrar en espacios de comprensión profunda y estados alterados de conciencia, que nos permiten ver la REALIDAD desde otra perspectiva.
Relajación adecuada:
Yoga Nidra, o sueño yóguico: para entrar más profundamente en los estados de la mente subconsciente que, como la suciedad que se queda oculta debajo de la alfombra y los muebles, genera y agrava las tensiones. Es una forma de meditación adecuada para aquellos que tienen más resistencia a estar sentados de piernas cruzadas mucho tiempo.
Yoga restaurativo.
Pensamiento adecuado:
Meditación o prácticas de desarrollo de la atención: para tomar conciencia del barullo mental y crear espacios de descanso a nivel profundo, elevar nuestra energía física, fortalecer la creencia en nosotros mismos y la desidentificación de lo que NO ES.
Dieta adecuada:
Alimento ligero: comer cuando realmente tengamos hambre, evitar comidas de negocios, o en compañías inadecuadas, no comer cuando estés enfadado o preocupado. Comidas poco procesadas, edulcoradas, saladas o llenas de conservantes o productos poco saludables, etc.
Pequeños hábitos, grandes remedios
A nivel práctico, en el día a día, también puedes modificar algunos hábitos que ni siquiera te habías planteado que te pudieran afectar.
Estos pequeños pasos, a nada que se modifican, generan mejora sustancial y no es necesario hacerlas todas en un mismo día. Poco a poco, sin prisa, prueba, observa y quédate los que te sirvan. Igual, cuando te quieras dar cuenta, se alojan en tu rutina y puedes hacerlas todas, recuperando esos espacios de dicha y tranquilidad sin la necesidad imperante de retirarte a ningún sitio, ni esconderte en ningún rincón para que te dejen estar en paz y ser tú.

Te cuento alguno de los hábitos que puedes ir incluyendo en tu rutina diaria:
-Camina despacio y observa lo que tengo alrededor. Intenta organizarte al día de tal manera que no tengas que ir corriendo a todos lados… ahora crees que no, pero se puede.
-Para 5 ó 6 minutos al día y toma conciencia de tu respiración. Si no puedes, observa quién o qué te lo impide y si puede ser modificado. No lo dudes, hazlo. Son sólo 5 ó 6 minutos, es fácil conseguirlo.
-Come despacio. Ten todo preparado en la mesa cuando te sientes, evita comer delante del ordenador, de pie… Mastica con lentitud y aplica de nuevo la toma de conciencia y la observación.

El descanso y el sueño reparador

Para personas con problemas de insomnio permanente y otras alteraciones del sueño, también es importante crear unas pautas que te ayuden a favorecer el descanso:

-Ir a dormir al menos dos horas después de la ingesta nocturna.
-Evita a la noche películas de acción, bélicas o que te lleven a estados de tristeza o recuerdos no agradables.
-Evita discusiones que puedan solucionarse al día siguiente.
-Despeja de tu dormitorio objetos que no te traigan buenos recuerdos.
 -Nada de móviles en la mesilla, TV o “artefactos” que te mantengan atento o pendiente de ellos. Recuerda que dormirse con la TV, radio, música implica un trabajo adicional para tu cerebro que lo que quiere y necesita es descansar de cualquier estímulo externo.
-Si lees a la noche, elige lecturas ligeras o con temas que te lleven a pensamientos positivos. Elige postura boca abajo, para que la sangre baje al rostro.
-Si tienes un sueño ligero y te despiertas por las noches, no luches contra ello, recita tu mantra si lo tienes, medita, o lee boca abajo.
-Mete los pies en agua caliente o date unas friegas en las plantas de los pies.

Om shanti Om paz
Feliz descanso


Texto Hiria Bernal
Foto: Erika Ghezzi.

El siguiente escrito es un resumen de un artículo de Nil Hahoutoff que fue publicado en la revista francesa “Carnets du Yoga” en 1979.

“ENSAYO PARA UNA DEONTOLOGÍA PROFESIONAL DE LOS PROFESORES DE YOGA”

El código ético del profesor de Yoga, incluye una serie de deberes y obligaciones que se derivan del Yoga mismo, ya que están implícitas en los Yamas y Niyamas que constituyen el primer paso, sin el cual el Yoga no existe. El profesor debería comprometerse a observar dichas obligaciones y deberes sin infringirlos jamás.

RELACIÓN CON EL YOGA

El profesor de yoga es un instrumento de transmisión. Lo que tiene el inmenso privilegio de transmitir no tiene precio.

“Debe estar convencido de ello y por consiguiente, abstenerse de todo lo que pueda desvalorizar, degradar, o envilecer el incomparable tesoro sobre el que no tiene otro derecho mas que el de transmitirlo.

Dado que la perfección del Yoga obliga a transmitirlo de modo total e íntegro, el profesor se abstendrá de la tentación de efectuar modificaciones según sus preferencias o comodidades personales y, aún mas, de hacer uso comercial y de manipular, modificar o corregir los preceptos o ejercicios.”

Comentario:

Este compromiso no excluye la necesidad de adaptación para lograr una mayor comprensión de los temas. Habrá que efectuar cambios en el lenguaje para evitar lo que, con el del yoga tradicional, pueda parecer chocante a los no preparados. Habrá que tener una mente imaginativa e ingeniosa, siempre despierta, para que los ejercicios propuestos sean experimentados de manera favorable y no como un suplicio.

Por ejemplo: la meditación sobre la divinidad “Ishvara Pranidhana” (un niyama muy importante), para evitar que mentes racionalistas y ateas se opongan de entrada, se traducirá por “renuncia permanente a los propios fines egoístas para acceder a una vivencia real de la ley universal del altruismo”. O “abandono a voluntad de la existencia o de la inteligencia suprema” o “confianza en la existencia y en la ley natural”...

El mismo método de ingeniosidad adaptativa permitiría a una persona con gran rigidez articular y muscular practicar de inmediato, posturas clásicas que no estén a su alcance.

De entre los deberes sagrados para con el Yoga, el primero es el respeto.

Este se expresa en primer lugar, profundizando en el sin cesar. Es decir, con el estudio permanente y la práctica cotidiana. El segundo deber sagrado para con el Yoga es protegerlo, preservarlo de las amenazas que vengan de otras fuentes a demás de si mismo.

Cuando un profesor de yoga se da cuenta de que puede crearse una imagen falsa de éste Yoga, su deber es intervenir y efectuar las rectificaciones necesarias. ( a menudo vemos anuncios publicitarios de profesores de yoga que son imprecisos, llenos de exageraciones, promesas inverosímiles, etc,...)

Puesto que el papel del profesor es ofrecer el Yoga, difundirlo, deberá proceder con discernimiento, evitando ponerlo a disposición de personas que podrían hacer un uso perjudicial para sí mismas o desfavorable para el Yoga.

Servir al Yoga será la piedra de toque de todos sus criterios, actitudes, actuaciones, en una palabra, de su “discurso” y de su actividad profesional.

En todas las personas a quienes transmita el Yoga, el profesor deberá suscitar respeto y veneración hacia él.

  • RELACIÓN DEL PROFESOR CONSIGO MISMO

El profesor se respetará a sí mismo como persona, manifestación y sede de la Consciencia Universal.

En tanto que profesor, también se respetará a sí mismo, pues de otro modo no puede pretender servir de canal de transmisión de algo tan venerable como el Yoga.

Se esforzará por ser siempre ejemplar, a la vez que nunca se mostrará como ejemplo.

Se esforzará para que el ritmo cotidiano de su práctica personal no se interrumpa sin una razón imperiosa.

Seguirá las actitudes de Yama y Niyama desde una comprensión profunda y realista de las mismas.

Guiará su vida privada y social con la convicción de que un ser y una vida solo tienen valor en la medida en que puedan servir al prójimo.

Puesto que la relación del profesor consigo mismo incluye su actitud hacia la enseñanza, deberá definir claramente esta última. La transmisión del Yoga no puede considerarse una sencilla labor productora de beneficios, sino que debe experimentarse como una misión, que le pone a uno a disposición y al servicio de aquellos a quienes decide que puede transmitirles el yoga.

Comentario:

No se trata de prohibir la retribución ni de sugerir el abandono a quienes predican o practican la gratuidad denominada, en este caso, “benévola” y llena de consideraciones que pretenden ser éticas. Son gente rica y pueden permitirse lo que no puede el profesor profesional, cuya única fuente de ingresos para vivir él y su familia es la retribución de la enseñanza.

No es ni una vergüenza ni una traición a los intereses superiores del Yoga –que es imposible transmitir si no se puede vivir- que dicha transmisión constituya una fuente de ingresos. Estos ingresos, no sirven únicamente para afrontar las necesidades cotidianas. Para el profesional, la enseñanza supone unos gastos considerables: alquiler de un local, cursos de perfeccionamiento, adquisición de libros y material de estudio, seminarios de reciclaje, viajes a la India; para todo esto se necesita dinero. (dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios).

(El honor de un profesional honesto consiste en dar preferencia al progreso de los alumnos y no al balance de sus ingresos. Que quien enseñe yoga se gane la vida como en otro trabajo: todos los profesores lo hacen honestamente. Que lo hagan con el espíritu de servir y no de enriquecerse).

Lo reprensible, y que requiere un esclarecimiento urgente para ser erradicado, sería la tentación, por parte del profesor, de encontrar en la enseñanza la oportunidad de autovaloración, de percibir en ella una indicación de superioridad.

  • RELACIÓN DEL PROFESOR CON LOS ALUMNOS

La ejemplaridad a la que ya nos hemos referido al hablar de la actitud del profesor consigo mismo, es para él, en relación con el alumno, una obligación absoluta. Ser ejemplar significa dar ejemplo, no ofrecerse como ejemplo ni proponerse como modelo; ser el primero en seguir el modelo que propone el Yoga es la primera condición para proponer dicho modelo a los demás.

El profesor tendrá el máximo respeto hacia el alumno, lo cual quiere decir aceptarlo tal como es en el momento presente sin reprocharle jamás, ni siquiera de pensamiento, sus insuficiencias.

Por el contrario, el profesor no solo tiene pleno derecho, sino que puede considerarse con el deber de rechazar a quien no presente la actitud y las disposiciones necesarias para entrar en el Yoga, según las decisiones y disciplinas que le son propias.

Como su papel indica, el profesor deberá ir con la mayor prudencia para que ninguna palabra, ningún gesto, ninguna intervención pueda ofender al alumno y producir un reflejo de distanciamiento y decepción.

Un profesor de Yoga no ejerce ninguna presión, no da órdenes, no obliga, no exige obediencia, no fuerza de ninguna manera. Su papel es proponer, mostrar, ayudar, despertar el interés, animar.

Será prudente y evitará suscitar o alentar en éstos, actos cuyos efectos serían exactamente contrarios, para él o para su entorno.

Aunque tenga pleno derecho para expresar, si se lo piden, sus opiniones religiosas, filosóficas o políticas, el profesor se abstendrá de crear polémica y de hacer declaraciones que el alumno pueda experimentar como desaprobación de sus ideas.

El profesor de Yoga nunca será intransigente con el alumno, aunque siempre señalará y recordará con firmeza el verdadero carácter del Yoga Integral.

El profesor será paciente y servicial. Se las ingeniará para suscitar en el alumno que le sea confiado, una manera de pensar justa, honesta, y una relación también justa con los demás alumnos del grupo, así como con todos los seres con los que su karma le ponga en contacto.

Puesto que el inmenso prestigio del Yoga repercute en quienes lo enseñan, a los profesores les estará totalmente prohibido servirse de este prestigio para otros fines que no estén al servicio del Yoga.

 

Comentario:

Al profesor de Yoga no le está permitido aprovechar las facilidades que dicho prestigio le ofrece para hacerse escuchar en otros campos, o para estimular al alumno a participar (manejo) en otras actividades o agrupaciones que nos sean de su interés ni del interés del Yoga.

Y mucho menos, aprovecharse de la impresión que haya causado en un alumno para atraerlo hacia una relación distinta de la que existe entre alumno y profesor.

El profesor no aceptará que, en virtud de dicho prestigio, se le atribuyan poderes, conocimientos o aptitudes que no posee. Se ocupará de orientar al alumno que lo necesite y le facilitará el nombre de facultativos que posean dichos conocimientos y aptitudes, especialmente en lo que se refiere a la salud, y cuando la práctica del Yoga no pueda remediar su caso.

El profesor de Yoga deberá guardar el secreto profesional. No podrá revelar ningún tipo de información que le hayan confiado los alumnos o que haya podido obtener por otras fuentes.

Procurará en las relaciones posteriores, mostrar la mayor discreción hacia los interesados, demostrando su capacidad de olvido de los comentarios que estos últimos pudieran querer no haber hecho.

  • RELACIÓN DE LOS PROFESORES ENTRE ELLOS

Dado que todos los profesores de Yoga están al servicio de una misma gran causa, se hallan en una situación de fraternidad entre ellos.

Únicamente en fraternidad pueden existir, pensar y actuar dentro de la totalidad del grupo nacional e internacional.

Esto implica plena benevolencia, preocuparse por un mejor entendimiento entre sí, tolerancia, ayuda mutua y, evidentemente, la eliminación de toda clase de actitud acerba, críticas, juicios de valor, maledicencias, deliberadas o por imprudencia, y cualquier comentario que pueda perjudicar o desacreditar a un compañero del mismo grupo profesional o ante alumnos actuales o potenciales.

Comentario:

En caso de comprobarse que la capacitación profesional de un compañero deja mucho que desear, la actitud justa y el deber, sin duda menos fácil que la tentación de condenar, sería avisar al interesado y, únicamente, como ánimo de ayuda fraternal, en vez de darle una estocada inducirle a perfeccionarse, indicándole los numerosos medios que hoy en día se hallan a su disposición para formar parte del grupo de profesores capacitados.

El profesor evitará con el mayor rigor todo lo que sea o pueda resultar competencia desleal.

Comentario:

Por su existencia misma, por su capacitación profesional y humana, pero también por los medios materiales de que disponen (calidad de los locales, barrio, etc.), los profesores se hallan automáticamente en situación de competencia entre sí.

No obstante, dicha competencia nunca deberá dar lugar a actuaciones de carácter competitivo y mucho menos a la denigración del profesor o su forma de enseñanza. A un profesor establecido le será fácil hacer frente de este modo a la llegada de un compañero menos favorecido.

Más condenable aún es la práctica inversa - que por desgracia se ha hecho muy corriente – de los recién llegados que quieren implantarse ofreciéndose a bajo precio directamente a la clientela (alumnado) o al responsable de un centro, que no por ello será mejor.

Esta forma irreflexiva de captar clientes-alumnos o, si se tercia de dejarlos plantados con la misma falta de escrúpulos, desacredita al profesor que actúa así, a la enseñanza, a toda la profesión y, finalmente al mismo Yoga.

Cuando esto lo hacen personas marginales, que proclaman que para ellos carece de utilidad formar parte de una federación o un sindicato (organización), es algo muy lamentable y que merece una reprobación general.

Pero cuando lo hacen profesionales salidos de una escuela nacional de formación, afiliados a la Federación, y , con mayor motivo, al Sindicato, es del todo inconcebible. Sin embargo, no se puede decir que estos casos no abunden.

Ejemplos: en una ciudad pequeña, después de haber asistido a clases de Yoga durante un año, uno de los alumnos decide instalarse por su cuenta, y le quita la clientela a su profesor ofreciendo las clases a mitad de precio.

En otro caso idéntico, la persona emprendedora en cuestión, no contenta con enviar a sus antiguos condiscípulos cartas y folletos, es sorprendida un día haciendo propaganda en la misma entrada de donde había recibido su formación.

En este mundo de desaprensivos donde todo está permitido, uno puede imaginarse cualquier cosa. ¿Por qué no – y mañana mismo – que un profesor que se había comprometido a impartir un ciclo de formación en una escuela especializada se marche antes de que termine el ciclo para formar su propia escuela, contando en un principio con los asistentes al curso?.

Este no es un caso imaginario sino muy real que hemos contemplado por desgracia en algunas ocasiones.

Por último dentro del marco particularmente deplorable de los centros culturales del Ayuntamiento, tomados por asalto por los recién llegados a la profesión y que se dejan explotar a bajo precio, se ha convertido ya en modelo, a fuerza de repetirse, el caso del profesor titular que se esfuerza para que le aumenten el sueldo y, en lugar de ello, se encuentra con que lo despiden y contratan a un profesor nuevo que se ofrece por un sueldo todavía inferior para ocupar su puesto.

Todos estos males, por desgracia, no favorecen al Yoga y a la larga perjudican al conjunto de la profesión.

  • RELACIÓN DEL PROFESOR CON EL PÚBLICO

 

El profesor deberá comprometerse a dar al conjunto de los habitantes de su país o ciudad una imagen verídica del Yoga. Esto solo lo logrará si él, antes que nadie, se ajusta a dicha imagen con su vida, sus actividades, su forma de ser, su aspecto, su manera de hablar.

El interés que el gran público muestra por el Yoga supone una responsabilidad por parte de los profesores y el deber de éstos de servir de guía para una mejor comprensión de las leyes de la Naturaleza y de los verdaderos objetivos del Yoga.

El Yoga es una ciencia universal, por lo que cualquier persona que manifieste un deseo sincero de practicarlo no podrá ser discriminada en razón de sus creencias, religión o raza.

El profesor no deberá transmitir el Yoga de una manera que presente algún antagonismo con la cultura del grupo humano donde ejerce. Su función nunca será desestabilizar los elementos que constituyen los puntos de apoyo nacionales, religiosos o culturales de quienes confían en él, sino, al contrario, contribuir de forma constructiva a su mejor inserción social ayudándolos a desarrollar y poner en orden sus facultades.

A pesar de estar en todo momento a disposición de quienes deseen ser legítimamente informados, el profesor evitará cualquier forma de proselitismo.

Está rigurosamente prohibido hacer propaganda comercial. Tan sólo están autorizados los actos informativos como anuncios de inicio del curso o recordatorios anuales mencionando el lugar, la fecha y el nombre del responsable, así como los anuncios de seminarios o de reuniones informativas abiertas al público.

En estos casos, está prohibido publicar en programas, folletos o carteles, así como en la prensa, fotografías del profesor responsable o de otra persona cuya imagen podría resultar seductora. Sólo son aceptables imágenes fotográficas de obras de arte que puedan simbolizar el Yoga, a condición de que sean sobrias y estén exentas de elementos que puedan herir la sensibilidad del público.

  • RELACIÓN CON EL ENTORNO

 

Un verdadero Yogui sabe que forma parte de un Universo donde todo es interdependiente y que ninguna acción puede haberse producido sin que tenga consecuencias y repercuta en el resto. El conjunto de millones de manifestaciones que tienen lugar en cada instante, en todas las formas existentes, no viene dado por el hecho mismo de estas formas, ya se trate de animales, objetos o simplemente de masas elementales. Forman un encadenamiento dirigido por leyes que no se pueden transgredir, cuyo principio no es necesario que sea aclarado.

Únicamente el hombre escapa al carácter inconsciente de esta contribución, pues cada una de sus intervenciones es una muestra de su capacidad de decisión, aunque esté sometido a influencias.

Es la aventura del hombre, de poder introducir su propia intervención en el medio de todas las que le salen al paso. De aquí su poder de elección.

La relación con el entorno del Yogui y, con mayor razón del profesor, vendrá marcada por la regla del primer Yama y el último Niyama: ahimsa --no dañar; ihsvara pranidhana-- ofrenda de todos sus actos a poderes superiores.

La aplicación permanente de estas dos actitudes evitará las acciones perjudiciales contra el planeta, de las cuales el hombre moderno es responsable masivamente.

Si uno se dedica a difundir el Yoga para el bien de la humanidad, no deberá olvidar el espíritu práctico de acuerdo con su organización. Cuanto más elevado es un valor, menos se presta a ser propagado de forma desorganizada. Si la organización no es sólida, no aportará una base para una propagación armoniosa de esta disciplina. Si la organización no puede asegurar la subsistencia del profesor, éste deberá buscarla en otra parte y no podrá consagrarse por entero al Yoga.

En la India es distinto debido a la comprensión que existe del papel del Maestro. Los honorarios no son necesarios y no existe una remuneración fija; el discípulo ofrece lo que puede: un trabajador dará una parte de su salario, un rico dará una parte de su fortuna. En los ashrams de la India, hace siglos que funciona así.

En los países donde no existe semejante comprensión, deberá determinarse una remuneración fija correcta que cubra todas las necesidades vitales y administrativas del profesor.

A partir del momento en que dicha remuneración exista, hacer comprender a todos la necesidad de que se pague regularmente formará parte de la enseñanza. Despreocuparse de ello no es señal de indiferencia, sino de desorden y abandono a la hora de administrar algo que no ha sido impuesto, sino acordado entre las partes, como cualquier otro intercambio.

Será un deber educativo por parte del profesor realizar dicha gestión con rigor. Por ejemplo, hará comprender al alumno que si no avisa con suficiente antelación de que no se presentará a una clase, esto no significa que pueda librarse de pagar el importe de dicha clase.

Por el contrario, si un alumno tiene dificultades económicas, no deberá nunca ser excluido del curso, y cuando el alumno no pueda pagar, siempre deberá poder disfrutar de gratuidad.

Sin embargo, se le invitará a que se pregunte si realmente no puede hacerlo.

                                                                                             Nil Hahoutoff
Articulo recientemente publcado en:

https://www.yogaenred.com/2021/03/18/ensayo-para-una-deontologia-profesional-de-los-profesores-de-yoga/

En el texto sagrado más antiguo del hinduismo, el Rig Veda (s. II antes de Cristo), un mantra se describe como instrumento del pensamiento en forma de canto o verso.

Los mantras nos ayudan a desprendernos de los pensamientos para poder concentrarnos en la meditación. Su poder reside en la vibración que producen al cantarlos y armonizar cuerpo, mente y espíritu.

La primera vez que escuché y recité un mantra, no sabía su significado, ni siquiera lo que estaba haciendo, pero sentía sus efectos. Había algo en ellos que atraía mi atención y sentía que mi alma apuntaba al camino correcto.Me llenaban de paz, alegría, calma, me permitían salir del bucle infinito de pensamientos inconexos y repetitivos.Empecé a recitarlos a cualquier hora, en cualquier lugar, cada vez que tenía un momento de descanso en el trabajo, en casa, en momentos de paz y en momentos de tensión. Se los recitaba a mis hijos para dormirlos cuando eran bebés… y hasta cocinando... No sabía por qué, pero de alguna forma mi alma me lo pedía.

Intuitivamente sentí que tenía que desarrollar esto, y como una niña con juguete nuevo, me puse a buscar alguno que me “llamara”… Y así fue como llegué hasta el mantra budista de la Tara Verde, Om Tare Tutare Ture svaha, y durante un período que no recuerdo cuánto duró, lo recitaba sin parar, llegando permanentemente a esos espacios de calma mental una y otra vez…

Y de este modo fui alternando con el Om, Shanti, Lokah Samastah Sukino Bhavantu, según venían los recitaba e inesperadamente siempre me llevaban al mismo estado…

No fue hasta años más tarde cuando me inicié y recibí un mantra sin forma de una maestra, y que mantuve durante un largo período siempre me llenaban una y otra vez, cuando sentí con aún más claridad los efectos profundos del mismo.

La llamada de la práctica del mantra estaba ahí…cada día más clara, más llena de silenciosos regalos y calladas sorpresas.

LA PRACTICA DEL MANTRA

Si en la noche me despertaba intranquila o sorprendida por algún sueño que interrumpía el descanso, lo recitaba a veces con otros que iba aprendiendo durante las clases. Dejaba que la selección del mantra fuera inconsciente, confiando que vendría el más adecuado para cada momento… Y así sucedía. Y de nuevo entraba en un sueño y descanso más profundo y reparador. Me quedaba igual que después de cualquier sesión de asanas y meditación. El flujo de descanso se restauraba inmediatamente y sentía cómo mi mente se limpiaba de cualquier interferencia.

Pronto descubrí que, como todas las prácticas que el yoga propone, cuanto más me entregaba a ella, más efecto tenía y más fácil era entrar en esos estados de conexión directa con mi ser. Mi esencia sentía que el mantra, al igual que el agua que alimenta una planta, y que no se ve, iba calando, alimentando y facilitando ese proceso de limpieza mental.

Como en cualquier fórmula alquímica, descubrí que combinada con mudras, respiración y asanas, era aún más efectiva y liberadora.

TIPOS DE MANTRAS

Existen mantras Nirguna y mantras Saguna, sin forma y con forma.

Sin forma o abstractos como Om, So Ham

Con forma o con atributos, los que invocan deidades o aspectos del absoluto, Om namah Shivaya, Om gurudev namah.

Cuando los mantras se reciben de un maestro (si eres llamado a ese camino), el efecto aumenta exponencialmente y tu conexión con él se hace más fuerte y clara.

La mejor hora del día para recitarlos es, sin duda, la primera hora de la mañana, cuando la mente está aún poco contaminada por el ajetreo laboral, familiar etc.

Y qué decir si lo hacemos a la madrugada, entre las 3:30 y las 5:30 am, la hora del Brahma Muhurta. Según el hinduismo es la hora de mayor conexión y apertura hacia la energía divina, así que cualquier práctica que realices en este intervalo, se incrementará.

Pero no os asustéis que, como hemos descrito, cuando sientas el momento apropiado durante el día, será bienvenido y bien practicado. Recuerda que la meditación es una invitación más para escuchar las necesidades de nuestro cuerpo y mente y ponernos manos a la obra.

Desde la perspectiva de nuestra experiencia, la mejor forma de elegir alguno para comenzar, es la intuición. Si ya has tenido la oportunidad de escuchar o recitarlos, aquel que haya tocado tu corazón por el motivo que sea, o te haya hecho desplazar pensamientos o crear espacio mental, es perfecto para comenzar y despertar el maravilloso y sanador impulso de estas breves sílabas. Depende de lo que hagas o lo que busques, el significado del mantra no es tan importante como tu fe y confianza en el proceso, las ganas y la intención que pongas al recitarlo.

Igualmente los que aquí estamos proponiendo son mantras sánscritos, budistas, pero ni que decir tiene, que si tu identificación es mayor con el cristianismo por ejm. el padre nuestro o cualquier otra oración es perfectamente practicable, e incluso en algunos casos más fácil y reconocible.

Evidentemente cada mantra tiene una energía, una forma y una función diferente. Lo importante en principio es conectar e ir sutilizando los canales para poder percibirlos y llegar al uso correcto y adecuado en cada momento.

ENCUENTRA TU PROPIO MANTRA

Se cuenta la historia de un buscador que, incesantemente y día tras día, iba a visitar a su maestro, siempre muy ocupado, para que le diera una sílaba sagrada sobre la que volcar su devoción y afán de práctica. Éste, ya cansado de la reiteradas incursiones del discípulo, se dirigió a él y le dijo: “vete a tomar por donde amargan los pepinos”.

El discípulo, muy contento, bajó corriendo la montaña, como Golum con su tesoro entre manos, y durante años lo recitó en su cabaña. Pronto aparecieron discípulos que, escuchándolo recitar día a día con tanta entrega, quedaban arrobados, y llegó el día en el que el discípulo alcanzó la iluminación y todos aprendían de sus enseñanzas.

Lejos de toda teoría, necesaria en algunas partes del proceso, lo más valioso es la práctica y la actitud con la que la desarrollamos. Toda teoría se queda en nada sin la propia experiencia que nos lleva a la integración del conocimiento y por ende a la sabiduría.

En este enlace podrás encontrar los mantras que habitualmente recitamos en la escuela, y comentarte que los miércoles, en las clases ordinarias de yoga integral, dedicamos un tiempo inicial para el aprendizaje y recitado de algunos nuevos.

https://www.yogaorigen.com/index.php/yoga/item/37-mantras

Om Shanti Om Paz  
  Hari Om Tat Sat


Texto: Hiria Bernal

Nuevos horarios curso 2021-2022

unnamed 4



CLASES PRESENCIALES

Lunes a viernes

19:30h - 21:00h

Martes

14:30h - 15:30h



MEDITACIÓN MIXTA (presencial y online)

Miércoles

21:00h - 21:30h



CLASES ONLINE

Miércoles y jueves

07:00h - 09:30h (solo jueves)
19:30h - 21:00h

Queridos yoguis y yoguinis.

Os indicamos las medidas anti-COVID-19 que excepcionalmente hemos tomado en la escuela, a modo preventivo:

  • Filtro Hepa H13 (nivel médico).
  • Gel hidroalcoholico en todas las salas.
  • Desinfección diaria del material utilizado con spray especial. Este material desinfectado se aparta en el almacén durante 1 semana.
  • El alumnado debe traer su propio material. En el caso de que no sea posible, se pide que el material utilizado del centro sea guardado en una bolsa en el vestuario, que esta bolsa se identifique y que siempre sea usada por el mismo alumno/a.
  • Ventilación directa ya que la sala esta dotada de 4 grandes ventanas. Con buen tiempo, estas ventanas permanecerán abiertas durante toda la sesión
  • Se mantiene el aforo mínimo permitido en todos los grupos.
  • Cuando el tiempo lo permita, las clases se realizaran en el exterior.

Por otro lado, os indicamos los horarios

Horarios2022





NUEVA DIRECCIÓN
Escuela de Yoga
Av de la Industria 9, 3ª plt. local 2
28108 Alcobendas, Madrid


Queridos yoguis y yoguinis,

Dada la situación actual desde la escuela vamos a ofrecer clases online en directo, de LUNES a JUEVES de 19:30 a 21:00.
LOS LUNES Y MIERCOLES OFRECEREMOS ENCUENTROS ESPECIALES DE MEDITACION.
Esta pte la confirmación de horarios de las 10am para los miércoles ( dependiendo de la demanda), lo haremos a través de Zoom, quizá alguno tenga que descargarse la aplicación, aunque en ppio tan solo enviándoos la invitación por mail y aceptándola en algunos equipos es suficiente.
yoga en casa
Pasos a seguir:

1º ENVIADNOS WS AL 606568772 QUIEN QUIERA PARTICIPAR, CON NOMBRE Y APELLIDOS POR FAVOR.

2º OS INCLUIREMOS EN EL CHAT DE WS DE LA ESCUELA PARA GESTIONAR HORARIOS Y LISTA DE PARTICIPANTES
DEL CUAL TERMINADO ESTE PERIODO OS PODRÉIS DAR DE BAJA CUANDO QUERÁIS.

3º SIMPLEMENTE UNA VEZ DECIDAIS EL DIA QUE VAIS A PARTICIPAR, UNA HORA ANTES NOS ENVIAIS WS CON VUESTRA DIRECCION DE CORREO, 15 MIN ANTES HAREMOS VERIFICACIONES DE LOS
ALUMNOS.

4º POR ÚLTIMO, ¿CÓMO ACCEDER A LA
CLASE? RECIBIRÉIS UN CORREO EN EL QUE ENCONTRARÉIS UN LINK, SOLO TENDRÉIS QUE HACER CLICK EN ÉL Y ¡LISTO! OS REDIRECCIONARÁ A LA SALA DE REUNIÓN.
PARA QUE LOS TENGÁIS SÚPER CLARO, HEMOS PREPARADO ESTE MINI VIDEO TUTORIAL.

Adjunto en este link (solo tenéis que hacer click para descargarlo – es la forma más segura de enviar archivos pesados):
https://we.tl/t-zs9Wj2PCDW
Si tenéis algún problema descargándolo, avisadme por favor.
Mi primer contacto con la Astrología Védica fue durante los años que viví en India, país al que viajo asiduamente y en el que sigo profundizando. Fue traduciendo Cartas Astrales para los visitantes occidentales que comprendí que todas las personas pasamos por fases similares de sufrimiento, enfermedad y dolor, en diferentes proporciones. Captó mi interés la gran ayuda que esta herramienta puede ofrecernos para el entendimiento de nuestra verdadera naturaleza y recuperación.

Así, comencé mi formación en el Jyotish en 2007, en los estados de Kerala y Tamil Nadu, donde pasé tres años inmerso en el estudio de este método milenario.

A la vuelta a España, profundicé mi aprendizaje del Jyotish con un gran profesor de la Orden de los Hare Krishna, Ramanuja Das, durante varios años.

En 2013 me inicié en la Astrología Clásica con otro reconocido maestro, Sesha, con el que progresé en Astrodiagnosis e Hiperzodíacos. Comencé entonces a colaborar con distintas Escuelas y Centros en España y Europa, ofreciendo mis conocimientos, ya sea a través de la lectura e interpretación de la Carta Astral, como la impartición de talleres, cursos y seminarios.

En 2015 emprendí mis últimos y actuales estudios con el Pandit Sanjay Rath, en Delhi, India, a través del Programa Jaimini Sutra, de varios años de duración.

Actualmente soy especialista en Parashara Jyotish, Jaimini Jyotish y Astrología Clásica.
Cuando veas un taller o encuentro con esta denominación en nuestra escuela, indicamos con ello que son clases o celebraciones que se realizan sin coste prefijado, con la intención de que todas aquellas personas que no tienen las mismas facilidades económicas puedan acceder , para todos aquellos que se acercan por primera vez al Yoga, y para que a los alumnos que asisten mensualmente, no se les convierta en un sobrecoste excesivo; todo ello con el único ánimo de compartir esta útil práctica, y hacer crecer esta gran familia de buscadores a la que cada vez nos sumamos más, con estas herramientas que nos sientan tan bien a todos…

Por ello te pedimos que cuando hagas tu aportación, que no siempre ha de ser económica, pienses por unos minutos y tomes consciencia del tiempo que cada profesor dedica de su propia vida para formarse, para preparar el taller u organizar tal o cual evento, los gastos y costes que se afrontan mensualmente en el alquiler del local, impuestos etc ; teniendo en cuenta que en nuestro caso como en muchos otros centros no contamos con ningún tipo de ayuda externa como becas o subvenciones.

Por eso te pedimos que desde la honestidad que en tu corazón habita, contribuyas a que esto siga siendo posible.


Muchas gracias por tu atención,

Escuela de yoga de la Tablas.

ASTROLOGÍA VÉDICA

Conocida como Jyotish o Jyotirveda, la Astrología Védica nació en India hace más de 5.000 años, donde se distingue como “Ciencia de la Luz”, formando parte de las Sagradas Escrituras, tales como los Vedas, los Upanishads y demás Sutras.

En la Antigüedad, el Jyotish era aplicado por los Sabios o Rishis de forma conjunta con la Medicina Ayurveda, tanto para hacer predicciones como para restablecer la salud de los consultantes, y uno de sus fines era aliviar ciertas experiencias o eventos dificultosos en la vida. En aquella época, cada rey tenía su astrólogo personal que, a su vez, actuaba como consejero. Por supuesto, cumplía y cumple con una amplia tradición académica reconocida. Actualmente, el Jyotish es la práctica de estudio del movimiento de los planetas y estrellas fijas, junto a los eventos que experimentamos en nuestra vida presente en la Tierra.

Existen tres Escuelas principales tradicionales: Parashari Jyotish,  creada por Maharishi o Sabio Parashara Muni, autor del Brihat Parashara Hora Shastra; Jaimini Jyotish, creada por Maharishi Jaimini autor de los Jaimini Sutras; y  Bhrigu Jyotish, creada por Maharishi Bhrigu, autor de Bhrigu Nadi Jyotish.

  • La primera se subdivide en: Samhita (sobre previsiones colectivas y acontecimientos anuales mundiales), Siddhanta o Ganita (sobre los aspectos matemáticos de la Astrología) y Hora (sobre la Carta Astral o Natal de una persona).  PARASHARA MUNI, su autor, fue uno del los eruditos védicos más populares en los tiempos de la Antigua India. Escribió parte del Rig Veda, el Vishnu Purana, el Dharmasamhita y muchas obras más. Parashara fue criado por su abuelo Vashistha, autor del “Yoga Vashistha“, uno de los primeros tratados Védicos. Artículo relacionado: CONOCE EL PARASHARA JYOTISH
  • La segunda es un sistema no tan popular de importante complejidad dadas sus innovadoras posibilidades interpretativas, cuyos aspectos de estudio (Sutras o aforismos) e interpretación no existen en ninguna otra forma de Astrología, lo que hace de su estructura una de las más precisas. Complementa a la primera Escuela y no la contradice. MAHARISHI JAIMINI fue el autor de los Jaimini o Upadesha Sutras, discípulo de Veda Vyasa (autor del Mahabarata, Bhagavad Gita y los Puranas). Algunos de sus trabajos son Jaimini Bharata y Poorva Mimansa Shastra. Artículo relacionado: CONOCE EL JAIMINI JYOTISH
  • Y la tercera, basada en el concepto de Nadis o canales sutiles del cuerpo, realiza cálculos precisos sobre el pasado, el presente y el futuro de la vida de la persona, que fueron ya previstos por los Rishis en la antigüedad y plasmados por ellos en los Nadi Granthas o grandes libros de conocimiento. MAHARISHI BHRIGU fue uno de los Sapta Rishis (Siete Grandes Sabios) y compiló uno de los primeros textos clásicos de Astrología Predictiva. Algunas de sus obras son Bhrigu Samhita y Manusmriti. Artículo relacionado: CONOCE EL BHRIGU JYOTISH

 

Existen también otras dos Escuelas de Astrología no tan populares que son Tantric Jyotish, cuyo origen es desconocido, y Taijika Jyotish, más moderna y con similitudes con la Astrología Occidental, ya que ambas usan el mismo sistema de aspectos.

Además del Jyotish, hay numerosos tipos de Astrología según la historia de las diferentes culturas y pueblos, como la Babilónica, Árabe, China, Japonesa, Egipcia, Maya, Azteca, Inca, Celta, Griega, Romana, y hasta Española.



ASTRODIAGNOSIS


La Astrodiagnosis es la parte de la Astrología relacionada con la salud psicofísica, y sirve para detectar patologías presentes, latentes y futuras de la persona.

Nos ayuda a conocer el funcionamiento de nuestro organismo a nivel físico, así como a nivel mental, emocional, espiritual y kármico, incluyendo los de descendencia familiar. En otras palabras, a través del estudio de nuestro mapa corporal, conocemos los aspectos que afectan a su salud óptima.

Un amplio estudio de nuestra personalidad a través de la Astrodiagnosis nos va a mostrar el impacto de nuestros pensamientos, actitudes y patrones mentales adquiridos que no podemos vislumbrar en la superficie de nuestra percepción. Tomar una clara conciencia de estos hábitos, nos ayuda a obtener los recursos necesarios y personalizados para transmutarlos hacia un trampolín de crecimiento.

La Astrodiagnosis es un instrumento extraordinario para la sanación consciente.


FORMACIÓN Y ACTIVIDADES

En AstroJyotish consideramos de gran importancia el camino del AUTOCONOCIMIENTO y la mirada personalizada hacia el CRECIMIENTO en todos sus aspectos.

A través de las bases de la Astrología y su relación natural con diversas disciplinas del Oriente y del Occidente, ponemos a tu alcance diferentes Ciclos Formativos que creemos puedan ser de tu interés y que nos ayudan a reconectar con nuestra propia Identidad, con el fin de llevar a cabo una Vida Plena.

Estos modelos de aprendizaje y profundización se llevan a cabo en forma de talleres, actividades, cursos, y otros programas de diversa duración y a lo largo del año.

Los temas que se ofrecen son los siguientes:

  • Charlas y Seminarios de Astrología

  • Astrología Védica I: Curso completo de Iniciación

  • Astrología Védica II: Curso completo de Profundización

  • Talleres de Astrología Védica: Contenidos específicos

  • Astrología Occidental: Interpretación y Astrodiagnosis

  • Sesiones de Meditación con Mantras y Posturas de Yoga, según la Astrología Védica

  • Remedios de Flores de Bach, según la Carta Astral

Todas las propuestas de Formación son impartidas por profesionales especializados y con amplia experiencia en sus materias. Los grupos son reducidos y, por tanto, la atención personalizada.


CARTA ASTRAL VÉDICA

La Carta Astral o Mapa Kármico es la posición de los cielos en el momento exacto de nuestro nacimiento. Es una radiografía del Universo en el instante en que comienza nuestra vida y un modelo de impresiones Kármicas, creencias, memorias y sentimientos residuales en el inconsciente acumulado de vidas previas. Por tanto, es un medio prodigioso  para potenciar el Autoconocimiento, evitar experiencias desagradables, así como algunas enfermedades y  abrir la consciencia hacia el desarrollo espiritual, así como material y psicológico, de cada uno.

La Carta Astral nos ayuda a comprender de una forma más profunda, clara y concisa, nuestra propia naturaleza, así como tomar conciencia de la constitución de nuestras particularidades y generalidades más íntimas.

La configuración planetaria tiene lugar cuando hacemos la primera respiración después del alumbramiento. Es por esto que es muy importante el lugar, la fecha y la hora del momento de nacer, ya que una diferencia de varios minutos puede crear alteraciones en la concreción de la Carta Astral. Esto aclara que los horóscopos masivos e interpretaciones de los periódicos, la televisión y otros medios comunicativos son generalidades de entretenimiento que desvirtúan este conocimiento milenario, ya que la Carta Astral es personal y única, tanto como una huella dactilar.

La Carta Astral es, entre otras cosas, un sistema de interpretación de todos los aspectos del Ser. Esta información es interpretada por un Astrólogo Profesional a través de un estudio que actualmente se realiza con un software informático para facilitar los cálculos interplanetarios, y entra en juego, además de su experiencia, su afilada Intuición. Durante el encuentro o conferencia entre Astrólogo y consultante, se perfilan los aspectos de perfeccionamiento de las predicciones, que el Astrólogo determina como válidas a través de los resultados por varios caminos interpretativos.


MEDITACIÓN Y JYOTISH

La Meditación es el arte de depositar y descansar la mente en el Ser de forma continua e ininterrumpida, focalizar el fluir del torrente de nuestros pensamientos en un solo foco de atención, para así zambullirse en nuestra propia naturaleza interior, un estado de Presente que sucede sin esfuerzo libre de contenidos mentales y condicionamientos adquiridos, un estado lleno de paz, presencia y de una espontaneidad llena de frescura.

Es de destacar que uno de los beneficios  de la práctica de la Meditación es el de acceder a una puerta o portal de consciencia silenciosa que está siempre inherente en nosotros. La práctica meditativa nos despierta y nos ayuda a tener una mente con más concentración, alerta, afilada, intuitiva e introspectiva dándonos a su vez paz, silencio y templanza interior. Cada vez que la meditación ahonda más en nosotros, nos volvemos capaces de controlar a la mente en vez de que ella nos controle, capaces de no reaccionar ante el acontecer de los eventos y capaces de ver que todo lo que nos sucede fuera en la vida cotidiana es un mero reflejo de cómo nosotros estamos por dentro, es decir, lo que nos sucede fuera es el equivalente de nuestro estado interior. Por lo tanto, al adquirir más Prensencia obtenemos la llave pare ser libres, asumiendo esta actitud de observadores.

Los antiguos sabios de la India descifraron las vibraciones de los planetas en sonidos a través de la meditación y el ascetismo. Estos sonidos vibracionales se llaman Mantras, palabra en Sánscrito. MAN viene de manas, que significa mente, y TRA es instrumento de protección. A través de la recitación de los mantras planetarios creamos una vibración energética que sirve para neutralizar los efectos negativos y fortalecer los efectos positivos de los planetas. También nos ayudará a concentrar la mente para situarnos en el Presente.

Cada planeta rige unos indicadores, arquetipos físicos, psicológicos y energéticos entre otras muchas cosas. A través de meditar y recitar el mantra planetario todas sus indicadores también son transformadas creando un impacto positivo en nosotros. Estos información se obtiene a través de un estudio Astrológico o Carta Astral


PARA SABER MAS PUEDES DESCARGARTE ESTE ARCHIVO EN PDF.



P1070981SOBRE MÍ

AstroJyotish Nityanand

Mi primer contacto con la Astrología Védica fue durante los años que viví en India, país al que viajo asiduamente y en el que sigo profundizando. Fue traduciendo Cartas Astrales para los visitantes occidentales que comprendí que todas las personas pasamos por fases similares de sufrimiento, enfermedad y dolor, en diferentes proporciones. Captó mi interés la gran ayuda que esta herramienta puede ofrecernos para el entendimiento de nuestra verdadera naturaleza y recuperación.

Así, comencé mi formación en el Jyotish en 2007, en los estados de Kerala y Tamil Nadu, donde pasé tres años inmerso en el estudio de este método milenario.

A la vuelta a España, profundicé mi aprendizaje del Jyotish con un gran profesor de la Orden de los Hare Krishna, Ramanuja Das, durante varios años.

En 2013 me inicié en la Astrología Clásica con otro reconocido maestro, Sesha, con el que progresé en Astrodiagnosis e Hiperzodíacos. Comencé entonces a colaborar con distintas Escuelas y Centros en España y Europa, ofreciendo mis conocimientos, ya sea a través de la lectura e interpretación de la Carta Astral, como la impartición de talleres, cursos y seminarios.

En 2015 emprendí mis últimos y actuales estudios con el Pandit Sanjay Rath, en Delhi, India, a través del Programa Jaimini Sutra, de varios años de duración.

Actualmente soy especialista en Parashara Jyotish, Jaimini Jyotish y Astrología Clásica.

Tienes que aceptar nuestras cookies para poder disfrutar de la mejor experiencia posible en este sitio Web To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information